sábado, 27 de febrero de 2016

Is there any time less wasted than preparing something delicious for people you love?

Si hay algo de lo que soy muy afortunada es de tener una madre que disfruta cocinar y que además lo hace bastante bien, siempre me ufanado de que la comida de mi mamá es la más deliciosa, pero bueno, la mayoría de las personas podrán decir lo mismo,,, Ayer vi un documental de Netflix llamado Cooked y me encantó, juro que hasta lloré en algunos capítulos, ya sé, ridículo, pero es que así como lo dicen en el documental, de mis mejores recuerdos los tengo al momento de sentarme a la mesa con mi familia, con comida casera, cosa que hemos estado perdiendo por "no tener tiempo". Si les puedo recomendar un capítulo de los cuatro que hay es el segundo, el de "Agua" creo que tiene el mensaje más significativo acerca de como las compañías de comida rápida no han estado alimentando y hemos llegado a pensar que es mejor porque nos quita un peso de encima al no tener que cocinar pero que a cambio estamos dejando de lado no sólo el lado nutritivo de los alimentos sino muchos otros más.

Personalmente me marcó porque en estos momentos vivo sola y he tenido que aprender a cocinar, sobre todo porque me di cuenta de que comiendo fuera gastaba mucho dinero y que ahora comparándolo con lo que gasto si cocino pues es mucho menor, pero también estaba mi preocupación por el tiempo, que no podía estar cocinando todos los días o esos pesos que me ahorré los pagaría con tiempo y eso tampoco me parecía viable, así que encontré la solución perfecta: todos los fines de semana regreso a mi casa a visitar a mis papás y que mejor momento para cocinar que ese, donde mi mamá esté supervisando cada uno de mis pasos y que si llego a semiestropear la comida ella podrá encontrarle un remedio. Actualmente no sé cocinar miiiles de cosas, pero creo que ya me defiendo bastante bien, vamos, que como dicen por ahí "ya me puedo casar".
    

1 comentario:

  1. Yo aún vivo en casa de mis papas, y también debo decir que mi mamá cocina riquísimo, o al menos no he probado otra comida que me guste más que la de ella, y bueno, debe decirse que es porque la hace con amor, aunque hay algo chistoso, a ella podría decirse que cocinar es la actividad del hogar que menos le gusta hacer, irónico. Yo suelo ayudarle a la hora de cocinar así que ya me sé unas cuantas recetas, y muy pocas veces yo me he dedicado a preparar la comida, así que me imagino ya lo difícil que debe ser vivir sola y ser una la que ahora se ocupe de eso.

    Comer fuera siempre es casi un riesgo, porque no sabes si la comida esta preparada de la manera "más limpia" posible, o que te agrade el sabor, y claro, los precios. Muchísima suerte aprendiendo más recetas y organizándote en cuanto a los gastos de comida.

    Saludos (;

    ResponderEliminar