miércoles, 11 de febrero de 2015

I wanna see your beautiful face.

Por una temporada de mi vida tuve que asistir al dermatólogo, ésto debido a que los granitos en mi cara estaban empezando a salirse de control, era algo que las mascarillas y los productos anti-grasa ya no podían manejar, así que tuve que ir a algo ya más especializado.

Nunca supe si me tocó una mala doctora o simplemente pensó que mi problema no podía ser tan sencillo, el chiste es que después de haber comprado mucha medicina y cremas mi problema seguía ahí, así que dejé de ir a consulta porque sentía que estaban robando mi dinero.

Después me di cuenta que mi problema era mi desmaquillante, desde la preparatoria empecé a usar máscara de pestañas a prueba de agua porque dejaban las pestañas perfectas, divinas, estáticas; lo malo era deshacerse de él por las noches; mojaba algodón con desmaquillante y lo dejaba reposar como 10 ó 15 minutos primero en un ojo y después en el otro, porque se supone que es "malo" que te talles, lo que yo no sabía era que durante tooodo ese tiempo de casi media hora mi piel absorbía toda esa grasa y por eso tenía tanto granito en la piel cercana a los ojos, un área de por si bastante rara para mí, lo usual es la frente y nariz pero mi doctora nunca se pudo dar cuenta de este detalle, lo único bueno que me dejó ir al dermatólogo es una crema que hasta el momento ha sido la mejor para los barritos, se llama "Benzac AC 2.5%.", la verdad no sé si la vendan sin prescripción médica, pero es muy buena, te la pones en la noche, esperas unos minutos y te vas a dormir con ella y al otro día el barrito ya está más "maduro", o sea que se te quitará más rápido.

La manera en la que pude solucionar mi amor por el rímel a prueba de agua y el desmaquillante fue simplemente ya no dejarlo tanto tiempo, limpiar inmediatamente y lavarme la cara, santo remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario