sábado, 20 de septiembre de 2014

And you can't see the weight in the dark.

Podría decirse que antes era una "acumuladora", no al grado de las que pasan en el canal de Home&Health, pero no sacaba del clóset cosas que llevaban años y que claramente no usaba, ponía la misma excusa de siempre "sí, si me la pongo" y la prueba era que se quedaba en el mismo gancho por los siglos de los siglos.

Un día, viendo esos mismos programas de canal de señoras, una de las gurús de la moda dijo "si esa prenda no la usaste en un lapso de dos años, nunca más la volverás a usar" o sea que para afuera, bye, caridad. No sé que fue lo que me llevó a hacerle caso, pero inmediatamente me dirigí a mi clóset y empecé a sacar ropa, una playera tras otra, chamarra tras chamarra. 

Después de haberlo hecho la primera vez, las demás han sido más fáciles y si alguna prenda se resiste trato de repetirme el eterno mantra, porque si no te la pusiste antes, ¿por qué ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario